HOMENAJE A LA UNION MILITAR DEMOCRÁTICA

Escrito por Juan Guil, miembro del PSUC viu.

Los pasados días 21 y 22 de abril, se celebró en Oviedo un acto público, de homenaje a los militares que en la dictadura formaron la UMD (Unión Militar Democrática). Hace 41 años que once jefes y oficiales de las fuerzas armadas fueron juzgados y condenados sin garantías, sometidos a un consejo de guerra. No se les permitieron defensores civiles. Nueve de ellos fueron expulsados del ejército, por haber fundado una organización clandestina, la Unión Militar Democrática.

Un año después del consejo de guerra las cortes aprobaban la ley de amnistía, que llegó para todos excepto para los militares demócratas, por presión directa de la cúpula militar.
En el 1987, once años después, se amplió la Ley de Amnistía para que pudieran acogerse, sin ningún tipo de compensación. La amnistía reconoció la labor y el sacrifico de los militares como defensores de la democracia, pero no fueron reconocidos sus derechos.

Lo que me ha motivado a escribir este artículo es mi experiencia en el servicio militar, donde tuve la oportunidad de conocer a un miembro de la UMD. Yo hice el servicio militar de octubre 1974 a febrero 1976, en Las Palmas de Gran Canaria. Allí fui a parar por mis antecedentes politicos, dos veces había estado en la cárcel. Al ser albañil de profesión fui a la compañía de servicios. A los pocos días me llamó el capitán de la compañía, miembro de la UMD interesándose por mí, estaba al corriente de mi situación y contaría con su ayuda. Me comunicó que había dado órdenes para que me hiciera cargo de la construcción de un local que necesitaban en el cuartel, yo eligiría seis o siete soldados de la compañía para trabajar conmigo.

Yo iba mentalizado para pasarlo mal por mis antecedentes políticos, tendría un trato discriminatorio, en cambio me convertí en un privilegiado en la compañía, eso sí, cuando desaparecía un arma en el cuartel me arrestaban, esto me paso dos veces, desde comandancia les enviaban la comunicación del robo del arma y me tenían que poner vigilancia y sin poder salir de la compañía, mis antecedentes políticos me convertían en el primer sospechoso.

Estoy convencido de que se libró de un consejo de guerra, mi amigo y compañero Salazar que era miembro del PTE de Hospitalet. En Las Palmas nos pasaban propaganda, yo la leía y la pasaba o la destruía, a Salazar le pregunté qué hacía con la ella, me respondió que la tenía en la taquilla, le dije que hacía mal porque al menos una vez al mes hacían un registro. Así ocurrió, hubo un registro y le pillaron la propaganda, me dio los datos de sus padres, porque estaba convencido que por la mañana habría desaparecido del cuartel. No fue así, pasaban los días y no pasó nada, esto ocurrió en 1975, siempre pensé qué el capitán la hizo desaparecer y libró a Salazar del proceso militar. La relación con Salazar la seguí manteniendo, él vivía en Hospitalet, siempre nos veíamos en las manifestaciones, hasta que un día dejó de venir, pregunté a gente de Hospitalet que me informó de su fallecimiento, siempre lo recordaré, teníamos militancias diferentes en el PTE yo en el PSUC, pero fue un gran compañero y amigo, siempre lo recordaré.

La información que recibí en el grupo WahasApp. de Unidad Per el Canvi, sobre el homenaje a la UMD, me ha llevado a escribir este artículo. Gracias este Capitán pasé una mili soportable, y en una compañía donde a los soldados se les trataba como personas y todo era porque había un capitán de la UMD, que tuve el privilegio de conocer. La UMD, se merece otro trato, la sociedad sigue teniendo una deuda con ellos. Nunca es tarde y si alguna vez hay un gobierno plenamente democrático deberá hacerlo.

1 Comment

  1. Esto es lo que pasa con la seudo-democracia, por no decir otra cosa, de los Gobiernos apoyados por los Partidos Políticos, que hemos “disfrutado” hasta este momento. Todo un logro.
    Salud y República

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*