La contribución de Ignacio Barquín a los avances del movimiento obrero y vecinal

Por Juan Guil

Ignacio Barquín falleció hace pocas semanas a la edad de 80 años; su enfermedad y el coronavirus pusieron fin a su vida. Fue una persona honesta, comprometida con la lucha política, social y sindical; participó en el PSUC viu, Esquerra Unida, CCOO, Catalunya en Comú y el movimiento vecinal.

Su actividad comenzó con la lucha antifranquista en la clandestinidad, en el PSUC y en CCOO. Tuvo encuentros con miembros de la organización en Sabadell a finales de 1970, con camaradas como J. Ignacio Valdivieso. Legalizado el sindicato, formalizó su militancia y obtuvo el primer carnet de CCOO que se editó en 1977.

Fue miembro del comité de empresa del grupo Donuts, de la que Panrico era parte, donde destacó por su entrega y lealtad a los trabajadores y trabajadoras. Era respetado por la empresa por su coherencia y el papel que jugó durante todo ese periodo, cooperando con el comité de empresa. CCOO tenía una amplia mayoría en el comité y más de 500 afiliados y afiliadas. Entró a trabajar allí a principio de los 70 y perteneció al comité de empresa hasta que se jubiló en el 2003, a la edad 63 años.

Ana Sánchez fue una de las personas que más relación tuvo en el sindicato con Barquín en la comarca, en el periodo que fue secretaria general de agroalimentaria del Vallés Occidental. Barquín conoció a Ana a principios de los 90 en las reuniones que tenían en la empresa y en el sindicato.  En ese periodo, los avances laborales hicieron que el grupo Donuts Panrico fuera una de las empresas más avanzadas en la comarca a la hora de mejorar las condiciones laborales y salariales.

En aquel periodo se consiguieron mejoras económicas y laborales prácticamente en todas las grandes empresas y sectores, fruto de la fuerza sindical de CCOO. Barquín contribuyó desde su centro de trabajo en todas las movilizaciones de su sector, y en especial en las huelgas generales.

Su participación en el movimiento vecinal y en CCOO

Barquín contribuyó en la lucha política, sindical, social y vecinal, desde la empresa y en CCOO. Fue miembro de la comisión ejecutiva de la Federación de Alimentación de Catalunya e hizo una buena labor en la sección sindical del grupo. Además, como ya hemos dicho, fue miembro del comité de empresa de Donuts. Por las tardes estaba en el barrio: en la asociación de vecinos y con la federación de asociaciones de vecinos de Cerdanyola, en las demandas y movilizaciones a la administración local y autonómica.

La lucha vecinal en aquel periodo de la transición política de los 70 y 80 adquirió una dimensión muy importante en toda Catalunya. Barquín contribuyó a la mejora de los barrios obreros, donde el movimiento vecinal tuvo un auge importantísimo y con ello se consiguió mejorar la calidad de vida.

En el barrio donde vivía, la Fonteta, participó en la junta y fue presidente de la asociación de vecinos de un barrio obrero con enormes deficiencias. Entre las muchas necesidades estaba la asistencia sanitaria de calidad. En el 2002, la Generalitat intentó cerrar el centro de atención primaria (CAP) del barrio, pero las movilizaciones impulsadas por los vecinos, con Barquín entre ellos, impidieron el cierre.

Las movilizaciones que se llevaron a cabo en Cerdanyola supusieron la creación de la   Plataforma por la Sanidad Pública de Cerdanyola-Ripollet en el 2003; Barquin fue uno de los impulsores principales. En ese periodo, el Ayuntamiento de Cerdanyola creó el Consejo Municipal de las Personas Mayores y el Consejo Municipal de Sanidad, de los cuales también formó parte.

Barquín participó en la lucha política desde su militancia en el PSUC viu, y asumió a principios del 2000 la responsabilidad de coordinador de la recién creada Esquerra Unida en Cerdanyola. De hecho, fue uno de los impulsores de la movilización en Cerdanyola contra la ocupación de Irak por EE. UU. en el 2004.

Posteriormente participó en la creación de la Plataforma por la Sanidad Pública y de Calidad compuesta por los municipios de Cerdanyola, Ripollet, Barberà y Montcada y Reixac. Barquín dedicó un gran esfuerzo a la reivindicación de la construcción del hospital Ernest Lluch. Todo ello supuso un auge en la movilizaciones en la zona de Cerdanyola en defensa del hospital público, y se llevó a cabo una marcha en el 2012 que recorrió los 4 municipios, en la que se pedía a la Generalitat un calendario y un presupuesto para construir el hospital prometido por el Govern, con Boi Ruiz como conseller de Sanitat.

Mi vivencia más importante con Barquín fue la creación de la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Sabadell, donde él estaba en representación de Cerdanyola y yo participaba en representación de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Sabadell. Eran los inicios de los recortes y austeridad del gobierno del PP con Rajoy de presidente, que abarcó el periodo del 2010 al 2014. Barquín destacaba por su constancia, y contribuyó a cohesionar la plataforma en el periodo más doloroso de los recortes del gobierno del PP en el estado y de CiU en Catalunya, donde en varios años se redujeron los recursos del sistema público sanitario en un 27 %.

Otro periodo importante para la clase trabajadora, en el cual Barquín participó, fue el de las convocatorias de las huelgas generales impulsadas por CCOO y UGT en 1992, 1994, 2002, 2004, 2010 y 2012, todas ellas en contra de los recortes de los gobiernos del PP y del PSOE. De todo ese periodo, el más doloroso para la clase trabajadora fue el de los años 2010 y 2012, cuando el PP impuso los recortes más duros que hemos sufrido en toda la democracia. Barquín se implicó como siempre en apoyo a las huelgas en su empresa y en reforzar los piquetes para extender las huelgas.

Barquín, como tantos otros luchadores. dedicó parte de su vida a la búsqueda de una sociedad más justa. Desde 2002 hasta el día de su fallecimiento, parte de su trabajo y actividad en Cerdanyola está recogida en el diario digital de Cerdanyola Info. Las personas ejemplares como él, comprometidas con la clase obrera, deberían tener un reconocimiento público y dejar constancia de sus aportaciones en la mejora de la calidad de vida de las personas y en la lucha por una sociedad más justa, donde las riquezas sirvan para el bienestar de toda la sociedad y no para el enriquecimiento de una minoría.

Fuentes de información: diario digital de Cerdanyola Info; CCOO y recuerdos personales de Ángeles Camacho, Ana Sánchez y Rufi, hija de Barquín.

Una Respuesta a “La contribución de Ignacio Barquín a los avances del movimiento obrero y vecinal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *